Sexo y luz: iluminación led ambiental y relaciones íntimas

Desde nuestro punto de vista, las casas  son para vivirlas (y nos referimos con el término casa de forma genérica a vivienda, sea cual sea su tipología: vivienda aislada, pareada, piso, loft,…). Con ello queremos significar que, en nuestra opinión, una casa, para ser vivida en toda su dimensión, debería tener la capacidad de adaptarse a nuestras necesidades en todo momento.

No cada día tenemos las mismas necesidades, no cada día nos sentimos igual de ánimo ni con la misma energía, no cada día hacemos lo mismo ni estamos del mismo humor. Nuestra vivienda debería poder ajustarse a nuestras necesidades físicas, anímicas y mentales en todo momento, y un factor muy importante aquí lo juega la iluminación, que afecta directamente a nuestros sentidos.

Pongamos un claro y gráfico ejemplo: nuestra vida sexual o las relaciones íntimas, y por ello, comencemos con un breve extracto de un informe sobre hábitos sexuales de los españoles para acercarnos al tema.

Es muy revelador para lo que queremos tratar a continuación: cómo una adecuada y sencilla  iluminación led ambiental doméstica puede mejorar nuestras vidas.

 

Extracto del informe realizado por la Federación Española de Sociedades de Sexología: →Descargar informe completo (PDF)

 

¿Dónde, cuándo y cómo tenemos relaciones íntimas los españoles?

iluminación led ambientalSegún este estudio realizado por la Federación Española de Sociedades de Sexología, la mayoría de nuestros encuentros sexuales (el 77%) son planeados y a los españoles nos gusta, sobre todo, el fin de semana y las noches.

Además, cuando podemos elegir dónde “hacerlo”, nos quedamos por abrumadora mayoría con nuestro dormitorio (94%), aunque tampoco le hacemos ascos al salón/sala de estar, el baño o la cocina. El coche, los “hoteles de paso”, la playa o el campo, cuando no tenemos disponible nuestro domicilio, son los lugares más recurrentes a los que acudimos para los encuentros íntimos.

Dejándonos llevar por el romanticismo, más de la mitad de los españoles consideran que unas velas, música de ambiente o el champagne inciden de forma directa en el buen resultado del acto sexual. Sin embargo, un 52% afirma que no suele ponerlo en práctica.

Los preliminares sí importan. En cuanto a la importancia de llevar a cabo juegos eróticos de forma previa a una relación sexual completa, el 96% de los consultados los considera un factor bastante importante, lo que se traduce en que el 93% los practica de forma habitual durante una media de entre 5 y 15 minutos.

Probabilidad de mantener relaciones en una situación concreta

iluminación led ambientalOtra de las cuestiones abordadas por este estudio es conocer si el acto sexual está relacionado con el contexto o situación de la pareja, es decir, con situaciones concretas que pueden fomentar o hacer disminuir el deseo sexual. En este sentido, las situaciones en las que se considera muy probable/ bastante probable que se produzca el acto sexual son: una escapada de fin de semana (75%) sobre todo en el caso de los más jóvenes, antes de dormir (63%) sobre todo para el sector de la muestra comprendido entre los 35 y los 44 años, después de cenar fuera de casa (63%), tras la celebración de algún acontecimiento (52%), tras salir de copas (43%), al levantarse (24%), sobre todo en el caso de los consultados de entre 25 y 34 años y, por último, al volver del trabajo (12%) en el caso de los más jóvenes.

 

Por otra parte, y según el artículo “Iluminacón mejora tu vida sexual” del blog de estilos de vida saludables SALUD180, al ser el dormitorio el lugar preferido por los españoles (94%) para tener relaciones íntimas, y en muchas ocasiones no poner en práctica el romanticismo como parte del juego (52%), la conclusión es que la gran mayoría de los españoles practica el sexo totalmente a oscuras, pero también hay otros motivos que llevan a la práctica del sexo en total oscuridad, y que reducen la percepción de algunos sentidos, afectando a la experiencia total de la relación en cuestión.

A su vez, existen factores psicológicos y culturales, como el pudor,. complejos o el no sentirse del todo cómodo con el cuerpo desnudo de uno mismo, que pueden influir en la decisión de tener relaciones íntimas a oscuras.

 

Planificar una buena iluminación

Expuesto todo lo anterior, llegamos a la conclusión que una buena planificación de la iluminación en el dormitorio, contribuiría seguramente a un mayor disfrute de las relaciones íntimas.

Por lo general, y especialmente en viviendas que ya tengan cierta antigüedad, no hayan sido reformadas y no haya intervenido un especialista (arquitecto, interiorista, lighting designer, etc.) , la iluminación de las habitaciones no suele estar muy estudiada. Habitualmente al construir la vivienda se deja uno o dos puntos de luz centrados en el espacio, y eso es todo, y el usuario suele añadir, quizá una lamparita de noche o un flexo si hay una mesa de estudio en la estancia, y poco más.

Este tipo de iluminación, salvo quizá la proporcionada por una lamparita de noche, puede ser excesiva y no adecuada para momentos de intimidad. Suele tratarse por lo general de iluminación directa y con cierta intensidad, que evidentemente rompe cualquier romanticismo, e incluso puede incitar al pudor.

Creemos que en estos casos, cuando buscamos intimidad en el dormitorio, la luz debe ser ténue, sutil e indirecta, e incluso puede ser de algún color.

iluminación led ambientalUna iluminación led ambiental muy tenue, indirecta y cálida permite intuir formas, figuras y contornos, ayuda a adivinar expresiones pero no a ver con claridad detalles, permitiendo eliminar el factor psicológico, el pudor y los complejos y contribuyendo a la desinhibición. Esto tiene una traducción o explicación física: el ojo humano percibe más y mejor los detalles cromáticos y define mejor las figuras cuanta más luz hay en el ambiente. La retina del ojo está cubierta por pequeños receptores sensibles a la luz, es decir, por una serie de células visuales denominadas bastoncillos y conos. Los bastoncillos son sensibles a la luz, pero no al color. Utilizamos los bastoncillos para ver con escasa iluminación (es decir que a más luz, más detalles cromáticos se perciben, de aquí la expresión “de noche todos los gatos son pardos”, aunque actualmente se aplique en otros contextos).

Todo ello puede ayudar a acrecentar el placer y disfrute en las relaciones, tornándolas más interesantes, sugerentes y placenteras, ya que no debemos olvidar que el ser humano es eminentemente un ente visual. El sentido de la vista tiene un importante peso específico, y para ello hace falta luz.

Por otra parte, efectos parecidos se pueden lograr mediante el uso de luz de colores o RGB, ya que hay colores que enmascaran los detalles a la vista, ya que el ojo humano, en este caso los conos (células de la retina responsables de la percepción del color) no captan por igual todos los tonos o colores de luz debido a sus diferentes longitudes de onda. Por otra parte, además, los colores transmiten y se pueden asociar a sensaciones y a estados de ánimo por lo que seguro que la elección de un color en al iluminación u otro tendrá efectos en las relaciones íntimas.

¿Cómo conseguir una buena iluminación led ambiental adaptable?

Quizá lo más sencillo para lograr una iluminación ambiente adecuada, con una instalación convencional dada ya realizada, puede que sea regular la instalación existente mediante un dimmer o potenciómetro de modo que permita reducir el flujo al mínimo, dejando la habitación casi en penumbra si lo deseamos, que no es lo mismo que en total oscuridad, y que nos permita elegir la cantidad de luz que cada cual considere la adecuada.

iluminación led ambiental

Otra opción, que sugerimos y recomendamos, es la incorporación de iluminación led lineal, principalmente el uso de tiras de led flexibles, ya sean monocolor o con RGB (posibilidad de cambio de color). Su coste es relativamente económico y su instalación sencilla. Recomendamos que si instalación se haga ocultando siempre la fuente de luz a la vista, que sólo veamos la luz que emiten, no los led directamente, ya que perderíamos el efecto buscado. A su vez, si pueden integrarse en mobiliario, tanto mejor, ya que maximizaremos los resultados, como por ejemplo, a título orientativo, en cabezales de cama alumbrando desde detrás del mismo y orientadas hacia arriba y/o los laterales, bajo mesillas de noche alumbrando hacia el suelo, desde la parte superior de un armario o mueble alto alumbrando hacia el techo, perfilar un espejo por detrás y crear un halo de luz a su alrededor, hay muchas opciones y posibilidades, adaptables a cada habitación particular.

iluminación led ambientalCabe añadir aquí que el uso de sistemas RGB implica precisar de un sistema de control para poder realizar el cambio de color deseado, y que a su vez nos permitirá controlar la intensidad de la luz, hasta dar con la combinación que más nos guste en cada caso. Hoy en día existen varios modelos de controladores RGB con mando a distancia que se adaptan a todas las necesidades y posibilidades.

Por otra parte, y en el caso de utilizar tiras led monocolor (recomendamos en este caso el uso de tonos cálidos entre 2500K y 3200K), éstas también pueden regularse mediante sistemas dimmer también con mando a distancia, lo que nos permitirá crear un ambiente a nuestra medida en el dormitorio.

 

Con lo aquí expuesto queremos indicar que no es preciso realizar obras ni ninguna instalación compleja para poder adaptar la iluminación en nuestras estancias y hogares o incorporar algún sistema de iluminación led ambiental para poder disfrutar al máximo de nuestra vivienda.

Como colofón, sólo añadir que la luz es muy importante en nuestras vidas, y que por lo general, no se le suele prestar la atención que se debería.Nos hemos centrado para ejemplificar de un modo claro la importancia de una buena planificación de la iluminación, así como de la importancia de la adaptabilidad para crear ambientes en una única estancia que se adapten a cada uso y requisitos en un momento determinado, en un uso común que le damos los españoles mayoritariamente al dormitorio, a parte de dormir, pero lo aquí expuesto es extrapolable a toda la vivienda: al salón, al baño, a la cocina,… no precisamos la misma luz para cenar que para ver la televisión o para descansar en el sofá, así como tampoco precisamos la misma luz para ducharnos y activarnos por la mañana que para ir al baño a las 3 de la madrugada, en medio del sueño.

Cada momento, cada actividad, requiere su iluminación.