El coste de la electricidad

El coste de la electricidad, y de la energía en general (el petróleo y el gas están también por la nubes), cada vez es más caro, y pese a los esfuerzos del gobierno para contener el coste en la factura para el consumidor final, no parece que esta tendencia vaya a frenarse en el corto plazo. El precio de la electricidad viene marcado por el precio de la fuente de producción utilizada en su generación de precio más elevado en la CEE, lo que hace que al estar el gas en máximos, sea esta fuente de generación la que marca el precio.

Esta manera de calcular el coste de la electricidad supone para el consumidor español un muy fuerte incremento de coste mes a mes. Es por ello que hay que buscar cualquier fórmula de ahorro energético y de incremento de la eficiencia, para poder rebajar o contener el coste mensual que tenemos en electricidad, sin tener que renunciar a confort.

El precio de la electricidad
Evolución del precio de la electricidad de 2002 a 2021
Precio de la electricidad 2020-2021
Evolución del precio de la electricidad 2020-2021
El precio de la electricidad en 2022
El precio de la electricidad en 2021 vs 2022

Tanto para hogares como para empresas, este fuerte incremento en el precio de la energía eléctrica, especialmente el experimentado en los último 18-24 meses, supone una pérdida de poder adquisitivo en el caso de las familias, y una pérdida de competitividad en las empresas debido a los incrmenetos de costes, que al trasladarse a los costes de producción y  a los precios, se traduce en un incremento del IPC y de la inflación, lo que supone un icremento adicional de la pérdida de poder adquisitivo.

Por ello, los gobiernos deben apostar para la generación eléctrica con fuentes de menor coste y menor impacto medioambiental, como la hidroeléctrica y las energías renovables. Pero este cambio de paradigma lleva tiempo y requiere fuertes inversiones. Mientras, debemos buscar soluciones que nos permitan obtener la máxima eficiencia de nuestros consumo eléctrico.

Coste de la electricidad en iluminación

Un importante componente del consumo en electricidad, tanto en hogares como sobre todo en muchas industrias y empresas, es la iluminación. Es en este apartado donde es posible lograr grandes reducciones de consumo, sin renunciar a confort o niveles de iluminación, sino que incluso pueden mejorarse e incrementarse estos niveles reduciendo consumos.

La tecnología LED permite en la mayoría de los casos reducir el consumo eléctrico que destinamos a la iluminación de media entre un 30% hasta un 90%, dependiendo de la eficacia y rendimiento de los equipos y fuentes de luz que tengamos instalados. En el caso del uso de bombillas incandescentes o halógenas, por ejemplo, se pueden alcanzar reducciones del 80-90% en el consumo sin bajar el nivel de iluminación.

Hay industrias en las que el consumo eléctrico en iluminación es especialmente significativo como para acometer la sustitución de la iluminación existente por sistema s de iluminación LED, pues su uso en iluminación es intensivo, durante muchas horas al día, a veces 24 horas al día, y el retorno de la inversión o amortización de la misma es muy rápido, de unos pocos meses en la mayoría de casos. Tal es el caso de hoteles, hospitales, edificios públicos e infraestructuras tales como estaciones de tren, autobús, etc.

Hoy en día, en que los recursos son cada vez más escasos y un coste energético prohibitivo, hay que optimizar y reducir al máximo los costes derivados del consumo energético, hay que tratar de ser lo más eficiente posible.

Ahorro energético con iluminación led

Artículos Relacionados

Ir arriba