Iluminación exterior de caminos y accesos

Baliza de pared para iluminación exterior
Iluminación exterior de caminos y accesos con luminarias murales

Una parte fundamental en todo proyectos de paisajismo es la iluminación exterior de caminos, accesos, senderos y pasos. Los caminos son uniones entre lugares y espacios y, cuando anochece, es importante que gocen de una iluminación adecuada y suficiente, principalmente por motivos de seguridad, para poder transitar y movernos por ellos de forma segura, sin tropezar ni sufrir un accidente, pero también a nivel estético y decorativo, pues los caminos, sobre todo los caminos de acceso a viviendas, hoteles o edificios e instalaciones (museos, bibliotecas, sedes corporativas, clubs deportivos, etc.) son una tarjeta de presentación, una primera visión e impresión para el visitante.

Ya se trate de un espacio público, un parque o un jardín privado, hay deferentes tipos de opciones de luminarias que podemos utilizar, con diferentes diseños y modos de proyección de la luz. Siempre, pero, hay que tener en cuenta que la iluminación sea suficiente, y adecuada al espacio, y que cumpla con los requisitos de iluminación requeridos para cada espacio exterior.

 

Tipos de caminos

Hay muchos posibles tipos de caminos o senderos, y muchas y diferentes opciones para iluminarlos, como por ejemplo:

  • Hay caminos peatonales que cruzan parques o jardines pensados para dar paseos, con zonas arboladas y vegetación.
  • Caminos de acceso a una vivienda
  • Accesos de vehículos a edificios o viviendas
  • Caminos y zonas de transito mixtas para peatones y vehículos, como por ejemplo bicicletas, y que deben separarse unos de otros, pero discurren en paralelo
  • Caminos que discurren en paralelo a edificios, viviendas o paredes y muros
Iluminación exterior de caminos
Iluminación de caminos con balizas empotradas con proyección rasante

Iluminación exterior de caminos para marcar flujos de circulación

De noche, la luz puede ser una gran manera de marcar y encauzar los flujos o circuitos de circulación que deseamos que la gente siga en un espacio exterior. Iluminar un camino determinado es una buena manera de lograr que la gente siga un trayecto y una dirección concreta de un punto A a un punto B, una manera de organizar el flujo de gente a un edificio concreto, o a la puerta principal de un hotel o de una vivienda.

Por otra parte, en ocasiones, la luz nos sirve, no tanto para marcar un sendero o una dirección a seguir, sino para delimitar zonas, señalizar un obstáculo o diferenciar e identificar un objeto o una superficie determinada que por su características y en la oscuridad, el ojo humano podría no discernir con claridad, como un cambio de nivel en el pavimento, un cambio de superficie (por ejemplo la presencia de agua o un estanque), un escalón, una pared oscura, un zócalo o un parterre, etc.

Se considera que un camino está bien iluminado y es reconocible para los transeúntes con una iluminancia horizontal que vaya de 0.6 hasta 5 lux, valores según referencia la norma europea EN 13201-1.

Iluminación de caminos y accesos
Baliza con haz de proyección extensivo en 360º, Dark Sky

Cómo elegir luminarias para caminos, senderos y accesos

Tipos de luminarias: Hay muchos tipos diferentes de luminarias exterior que se pueden utilizar para iluminación de caminos y senderos, y la decisión de usar unas u otras dependerá en gran medida de como sea el camino. Es muy común el uso de balizas, colocadas por lo general en los laterales de los caminos, que por lo general proporcionan una iluminación elegante y homogénea. Si hay muros o paredes de edificios o construcciones bordeando el camino, también es común el uso de luminarias murales iluminando hacia abajo para marcar la zona de paso.

Otra posibilidad es el uso de luminarias empotradas en el suelo con iluminación rasante, usadas muy a menudo para iluminar caminos de acceso de vehículos. También es común el uso de luces de exterior, empotradas o de superficie instaladas en techo en senderos o pasos cubiertos o con marquesinas.

Por último, en espacio grandes y zonas públicas, es habitual también el uso de farolas o luminarias direccionales montadas en mástiles. Se suelen usar en caminos que discurren por espacios amplios, colocadas equidistantes para lograr una iluminación amplia y homogénea, y es recomendable que sean luminarias con luz descendente.

Contaminación lumínica: Es importante tener en cuenta la proyección de la luz en el alumbrado exterior, pues hay que tartar de evitar al contaminación lumínica. Por ello se recomienda el uso de luminarias asimétricas en el caso de balizas o luminarias murales, que proyecten la luz hacia abajo, o de luces direccionales descendientes en el caso de las farolas.

Por ello recomendamos el uso de luces para iluminación exterior en las que no se produzca emisión de luz por encima de la línea del horizonte con el fin de reducir la contaminación lumínica. Este tipo de luminarias suelen denominarse Dark Sky, y además reducen o evitan el deslumbramiento, tanto de transeúntes como de conductores.

Resistencia a los elementos y al entorno: las luminarias para iluminación exterior deben poder resistir las inclemencias del tiempo: humedad y lluvia, cambios de temperaturas, viento,… por lo que se recomienda que el grado de protección mínimo sea IP65. Por otra parte, y sobre todo si están ubicadas en espacio públicos, la resistencia al impacto es otro factor importante a considerar, por lo que se aconseja que tengan un grado de resistencia mínimo de IK08, ideal IK10 (antivandálico).

Color de la luz: la elección de una temperatura de color determinada nos creará un ambiente u otro. En exterior es habitual el uso de iluminación con temperatura de color cálidas, entre 2700K y 3500K para realzar los tonos naturales de los materiales exteriores como por ejemplo madera o piedras, aunque a veces temperaturas de color más cálidas se usan en zonas determinadas por condicionantes medioambientales, como por ejemplo en Florida (USA), donde en la zonas de desove de las tortugas marinas, se usan luminarias entre 2300K y 2500K, como por ejemplo hace el fabricante MINIMIS (USA) con su tonalidad Turtle-Friendly AMBER.

También, y según los materiales, se usan tonos de luz más blancos, como 4000K, con el fin de resaltar materiales con tonos y texturas más fríos como mármol o granito.

Distribución de la luz, alcance del haz: Es también importante elegir adecuadamente la anchura del haz o la amplitud en horizontal. Elegir si precisamos luminarias con una distribución luminosa de haz profundo (estrecho y alargado) o por contra de haz amplio.

Hay balizas que proyectan en 360º, son muy adecuadas para iluminar tanto el camino como el entorno, por ejemplo zonas ajardinadas adyacentes, así como para cruces de senderos o donde se precise una amplia zona iluminada. Para iluminar la vía de paso, lo común es usar balizas con un radio de 180º, colocadas en el lateral de los senderos, para una perfecta iluminación de la zona de tránsito. 

Igualmente hay disponibles gran número de balizas y luminarias, por ejemplo luces empotradas rasantes, con ángulos más estrechos, incluso puntuales, que pueden ser muy adecuadas para señalizar y delimitar espacios por seguridad, o para crear efectos decorativos en el exterior.

Colocación de las luminarias en un camino

Balizas para iluminar caminos
Luminarias de haz extensivo con 360º para caminos y entorno

 

Balizas para iluminación exterior de senderos y caminos
Iluminación de caminos con distribución luminosa de 180º

 

Artículos Relacionados

Ir arriba