Home office o cómo iluminar una oficina en casa

La calidad de la luz en espacios domésticos de estudio y trabajo

Queramos o no, estamos en le época del Home Office. La forma de adaptarnos a los nuevos hábitos laborales, y escolares, causada por la pandemia del COVID-19, está originando que nuestros hogares se estén convirtiendo en lugares donde realizamos con más frecuencia actividades que antes realizábamos fuera de ellos.

El trabajo de los adultos ha experimentado un brusco cambio hacia el teletrabajo. Posiblemente estamos realizando tareas laborares en espacios que hemos improvisado o que usábamos solo eventualmente para esa actividad.

Niños, adolescentes y jóvenes, están cursando sus estudios desde casa de forma telemática. Aunque todos ellos tuvieses sus espacios de estudio en casa, éstos están siendo utilizados durante muchas más horas y de manera más continua.

Incluso parte de nuestra vida social se ha desplazado a nuestros hogares y, actualmente, pasamos muchas más horas libres, de ocio y esparcimiento en ellos.

La vida en nuestras casas ha cambiado y posiblemente nuestras casas no hayan evolucionado con ese cambio. La inmediatez con la que surgen estos cambios nos hace adaptarnos a ellos sin poder acondicionar antes el entorno en el que los vamos realizar.

La salud laboral en nuestro lugar de trabajo era una responsabilidad que recaía en la empresa, y que ahora ha pasado a ser nuestra, por ello, es necesario que ahora conozcamos como procurarnos un espacio de trabajo saludable en casa. Deberíamos cuidar desde aspectos organizativos como horarios y pausas, aspectos relacionados con el mobiliario, su ergonomía, posición o regulación a aspectos relacionados con el confort del espacio, tanto térmico, como acústico y lumínico.

De todos ellos, probablemente el más difícil de apreciar, cuando no es de calidad, sea el confort lumínico. Es posible, por ese motivo, que desconozcamos todas las decisiones que las empresas toman para proporcionarnos una iluminación adecuada, ni la normativa que cumplen para ello.

Si la iluminación no es la correcta, nos cansaremos, se fatigará nuestra vista y también nuestro cerebro. Esa fatiga no solo hará que nos sintamos peor, sino que además hará bajar nuestro rendimiento, la eficiencia de nuestro trabajo y nuestro estado anímico.

¿Cómo iluminar con calidad nuestro espacio de trabajo en casa?

Contrariamente a lo que a veces se suele creer, una gran cantidad de luz no es sinónimo de una buena iluminación. Mucha Luz no es lo mismo que buena Luz. Niveles excesivos de iluminación o de contrastes, o la presencia de reflejos, brillos y deslumbramientos son tan desaconsejables como una escasez de iluminación.

Luces oficina

Priorizar la Luz Natural.

Siempre que sea posible deberíamos utilizar iluminación natural para trabajar. La iluminación natural es la que nos aporta mayor beneficio para nuestra salud, cansa menos la vista, produce menor fatiga general y mayor bienestar emocional. Es la mejor luz para apreciar los colores tales y como son, la más uniforme y la que se adapta mejor a nuestro reloj cronobiológico (a nuestros ciclos naturales)

Cantidad de Luz (flujo luminoso) necesaria en el área de trabajo.

Para realizar un trabajo de oficina necesitamos aproximadamente 400/500 lux en el plano de trabajo. Los luxes no figuran en las etiquetas de lámparas porque no es una característica de ellas.

Lo que hemos de mirar al comprar son los Lúmenes (lm), que es la potencia luminosa que emiten las luminarias, pero sin confundirlo con los lux. El lumen es la cantidad de Luz que sale de la fuente de luz y el lux la que llega a las superficies. No son lo mismo, ya que los lux dependen de varios factores como la distancia entre emisor y receptor, o la apertura de la óptica del emisor.

Es decir, con una misma bombilla los lux serán distintos sobre una mesa que sobre el suelo, y serán distintos también si utilizamos una óptica muy concentrada o una más extensiva por ejemplo. Por tanto debemos tener en cuenta la posición de la lámpara con respecto al plano de trabajo para elegir los Lm que necesitamos.

Para orientarnos, y poder escoger, quedémonos con la idea de que obtendremos unos 400lx en un escritorio de 1m2 si colocamos 1 bombilla de buena calidad de 400lm a 1 m de distancia del escritorio.

Las luminarias de calidad (que no más caras por ello) acompañan en su ficha técnica un gráfico en el que se puede ver su óptica y los lux según la distancia del plano receptor.

 Iluminación oficina en casa

Evitar contrastes entre luz ambiente y luz del área de trabajo.

El ambiente debería tener unos niveles homogéneos de luz y ligeramente inferiores a los del área de trabajo. Es decir, es aconsejable evitar contrastes y variaciones bruscas entre la zona de tareas y los alrededores, manteniendo un equilibrio entre ellas para prevenir problemas de adaptación visual.

Si la luz natural no es suficiente para mantener un buen nivel de iluminación ambiental, encenderemos la luz general de la habitación para acercarlo al nivel de la zona de trabajo.

Debemos evitar trabajar en habitaciones oscuras con una sola luminaria sobre nuestra mesa.

Conviene además descansar la vista de vez en cuando, mirar unos segundos a lo lejos y parpadear.

La regla 20-20-20, conocida en oftalmología para prevenir el síndrome visual informático aconseja cada 20 minutos, mirar 20 segundos a 20 pies (unos 6m).

iluminación en oficinas

Evitar sombras propias y proyectadas.

Si la Luz de nuestro escritorio viene del lado derecho y somos diestros, o del lado izquierdo y somos zurdos, enseguida notaremos la incomodidad por la sombra que produce nuestro propio brazo sobre las tareas. Pero si es nuestro cuerpo el que se encuentra entre la luz general de la estancia (natural o artificial) y el escritorio, puede resultarnos más difícil de percibir, más aun si tenemos otra luz en la mesa que lo compensa. Esta situación, posiblemente nos hace utilizar mayor potencia de la necesaria, y recomendable, para compensar esas sombras.

Algunas veces se puede solucionar reorientando nuestra mesa de trabajo, nuestra posición con respecto a la mesa o las luminarias de la estancia; cambiando de ubicación lámparas de pie, modificando en altura una luminaria suspendida, o reorientando los focos de un carril manteniendo una buena iluminación pero más indirecta.

Otras veces, debido al sistema de iluminación que tenemos, o la posición de la luz natural con respecto al mobiliario eso no es posible. Entonces podemos optar por convertir la luz de la estancia en más difusa, poniendo cristal difusor en los downlights, cambiando bombillas por otras mates, o incorporando cortinas a las ventanas paratamizar la luz sin impedir su paso.

Impedir Deslumbramientos.

El deslumbramiento se produce cuando en nuestro campo visual hay una Luz excesiva con respecto a la iluminación general del entorno. Éste puede ser directo, producido  por la propia fuente de luz, o indirecto, cuando es producido por reflejos.

Los deslumbramientos producen fatiga y disminuyen nuestra visibilidad.

Iluminación oficina en casa

Especialmente se hacen más perturbadores cuando la fuente de luz está muy próxima a nuestra línea de visión, o cuando la incidencia de los rayos luminosos es horizontal o próxima a la horizontal.

Para impedir los deslumbramientos directos podemos usar los mismos recursos que en el punto anterior; reorientar luminarias, cambiar nuestra posición, tamizar la luz…

Para prevenir los reflejos, evitaremos mesas de trabajo muy pulidas, o brillantes, que puedan ejercer de superficie reflectante hacia nuestros ojos, usando materiales mates o cubriéndolas para trabajar. Si los reflejos los producen otros elementos de la estancia (espejos, cristales, objetos), siempre podemos desplazar su posición, la de la fuente de luz o su altura, o nuestra orientación con respecto al reflejo.

Una iluminación excesiva también puede producir reflejo en los mismos papeles con los que estamos trabajando, reduciendo el contraste entre el fondo y los caracteres y produciéndonos fatiga visual.

Las luminarias de escritorio aconsejables son las de brazo articulado y orientable, y cristal difuso, o pantalla envolvente lateral protectora, para evitar ver el cuerpo brillante de la lámpara. Sería muy recomendable además que fueran regulables en intensidad y color de temperatura.

Elección del color de la Luz (temperatura).

La temperatura de color indica cómo percibe el ojo humano el color de la fuente de luz y se mide en grados Kelvin (K). Cuanto mayor es el número de grados kelvin la tonalidad es más fría, más azulada. Cuanto menor es el número la tonalidad es más cálida, más amarillenta o más rojiza.

Las temperaturas cálidas propician un ambiente relajado, tranquilo, favorecen el descanso y preparan para el sueño. Las frías nos mantienen más alerta, despiertos, activos.

Obtendremos, por tanto,  mayor rendimiento y concentración para trabajar o estudiar, utilizando temperaturas más frías (4000/5000k). Sin embargo, ahora que estas actividades las realizamos en casa, tampoco nos conviene utilizar  temperaturas frías a todas las horas del día, para no sobre estimularnos, que no se nos alteren nuestros ritmos circadianos (sueño/vigilia), ni la producción de melatonina para poder dormir.

Si disponemos de luminarias con regulación de temperatura, lo más beneficioso para nuestra salud será regularlas desde tonos más fríos por la mañana a más cálidos por la tarde, al igual que hace el sol a lo largo del día. Si ese no es el caso, entonces lo mejor puede ser optar por un tono medio (3200/3500K).

iluminación: temperatura de color
La Temperatura de Color se expresa en grado Kelvin (K)

iluminacion exteriorSaber más sobre qué es la Temperatura de Color

Elección de la Reproducción Cromática (IRC, CRI, Ra).

Este valor indica el grado con el que una Luz reproduce fielmente los colores. Si es bajo (IRC70) reproducirá los colores de una forma más pálida, si es alto (IRC90) los reproducirá de una forma más veraz. Si bien el IRC no es el parámetro más exhaustivo con respecto a la reproducción cromática sí es el que aparece en las características técnicas de luminarias y las cajas de las bombillas.

Si trabajamos con color, y la luz nos ofrece una mala reproducción, nuestro cerebro completará la información que le falta, añadiendo sobrecarga y fatiga.

Algunas publicaciones sugieren para estudiar la utilización de un IRC bajo (70) con el objeto de evitar distracciones, no obstante, contrariamente a ello, el IRC aconsejado para oficinas es 80.

Evitar parpadeo de la Luz (flicker).

Sin entrar en definiciones técnicas, estos efectos son movimientos u ondulaciones de la luz que habitualmente no percibimos pero que pueden producir dolores de cabeza,

fatiga y reducción del rendimiento. Aunque no los notemos pueden afectar a nuestra salud,  incluso, dependiendo de la sensibilidad neurológica, hay a algunas personas a quienes les resultan más perjudiciales (epilepsia, autismo, migrañas…).

El parpadeo existe en todas las luminarias. En las incandescentes es más difícil que se note, pero en las Led es probable que pueda ser más intenso dependiendo de su calidad. Si este parpadeo es intenso posiblemente no lo notaremos con nuestra vista pero sí será perceptible a través de una cámara de fotos. Podemos comprobarlo  usando nuestro teléfono móvil, enfocándolo hacia la superficie iluminada y observar si a través de la pantalla vemos ondas o movimientos de la luz.

Para evitarlo, es conveniente usar Leds de fabricantes reconocidos, que cumplan estándares europeos (marcado CE), colocar Drivers (transformadores) que reduzcan estos ciclos de parpadeo, y evitar instalaciones mixtas de Led con otras tecnologías para que las pequeñas variaciones de tensión estas últimas afecten al Led.

iluminacion exteriorSaber más sobre el Flicker


Leer, escribir, estudiar, son tareas que implican un mayor esfuerzo para nuestra vista. Cuidando las condiciones en las que trabajan nuestros ojos, los vamos a proteger, beneficiaremos a nuestra salud y, además conseguiremos una mejor concentración y un mayor rendimiento.

Ya que debemos modificar nuestros hábitos de trabajo y trasladarlos a nuestro hogar, elijamos convertir nuestro espacio  en un lugar más cómodo, más sano.

iluminación oficina


Artículo escrito por Maribel Oca (Arquitecto), OutSide Tech Light

Derechos reservados artículo copyright