Proyectos de iluminación de tiendas. Consejos y recomendaciones.

Iluminación de tiendas de ropa

La iluminación de tiendas o comercios es un aspecto fundamental a la hora de planificar cualquier espacio comercial puesto que la luz vende. Ya se trate de una tienda pequeña o grande, de una tienda de ropa, una panadería o un supermercado, una adecuada planificación y estudio previo de la iluminación son fundamentales de cara a lograr una buena experiencia de compra del consumidor y a generar más ventas. También hay que tener en cuenta las particularidades de cada tipo de establecimiento, y los requisitos de iluminación que pueda tener cada producto, por el tipo de producto en sí mismo y por la manera como se expone.

Nos encontramos inmersos en la plena digitalización, en la era del auge de la compra online, reforzada por la reciente pandemia del COVID-19, por lo que las tiendas físicas deben ofrecer más que una mera exposición de producto, deben ofrecer al cliente y consumidor una experiencia única de compra, y aquí es donde la iluminación de tiendas tiene una importancia capital.

A su vez, la iluminación en una tienda debe contribuir a crear una imagen del establecimiento, una atmósfera especial y única del especio comercial que la diferencie del resto o que propicie que así lo perciban los clientes, que genere atracción desde la calle y la entrada hasta la caja, pasando por los diferentes espacios y zonas de exposición de producto que puedan haber en cada local, incluyendo los probadores en el caso de las tiendas de ropa.

Proyectos de ilumnación de tiendas

Además, otros aspectos muy importantes a la hora de plantear la iluminación de tiendas, son por un lado la temperatura de color, y por otro el índice de reproducción cromática (CRI o Ra). Ambos tienen una gran importancia y son determinantes a la hora de presentar el producto al cliente, a influir en la percepción del mismo, de los colores o de la frescura del producto (en el caso de los productos perecederos). Estos factores pueden tener una gran importancia en la decisión final de compra, por ello es de capital importancia elegir los parámetros adecuados a cada establecimiento, actividad y tipo de producto. De echo hay tonos especiales de luz para iluminar el pescado, la carne y las verduras, ampliamente implantados desde hace ya unos años en supermercados y grandes superficies. El ser humano comemos por la vista, por eso la adecuada presentación del producto es vital para generar más ventas.

Desde ya hace varios años la iluminación más utilizada a nivel comercial es la iluminación led, por muchos motivos, entre los que destacaríamos por un lado el ahorro energético, tanto en consumo directo en iluminación como el ahorro en climatización derivado de adoptar una iluminación mucho más eficiente y que no genere calor. Pero también por su gran versatilidad, en temperaturas de color, la reproducción cromática, los muchos y variados formatos disponibles, las prestaciones y rendimiento, así como la amplia gama de opciones de regulación, de ángulos de proyección, etc.

Iluminación de tiendas

La temperatura de color y la reproducción cromática en la iluminación de tiendas

La iluminación influye en las emociones pero también en la percepción del espacio, de los objetos y sus propiedades, y de los colores. Distintas percepciones provocan diferentes reacciones y lo mismo es aplicable en el proceso de compra, en la experiencia de compra en un establecimiento. Cada tipo de tienda requiere de una iluminación específica. No se iluminará del mismo modo una tienda de ropa que una panadería o un supermercado. El tipo de luz a utilizar en cada caso difiere, así como también se aplican diferentes tipos  de luz a diferentes artes de un mismo establecimiento.

El uso de diferentes temperaturas de color en unos establecimientos u otros dependerá en gran medida no solo de las dimensiones del espacio, sino también del tipo de producto. En un supermercado, la iluminación general y de la mayoría de lineales es de color blanco neutro o blanco frío, de 4000K a 5000K y con amplio ángulo de proyección, que generan una sensación de espacio, así como de limpieza e higiene, pero a su vez, y dentro de un mismo supermercado, las zonas destinadas a productos frescos, frutas y vegetales, así como los lineales de vinos, se suelen iluminar con tonos más cálidos, 3000K o 3500K, y usando luz más focalizada, para crear un entorno más intimista, confortable y premium. A su vez las zonas y mostradores de charcutería y carnicería, suelen también iluminarse con tonos de luz específicos, que realzan los colores y la frescura de los alimentos.

Iluminación de carnicerías

A su vez, las panadería, por ejemplo, suelen usar para realzar y hacer sus productos más apetecibles a la vista, tonos de luz específicamente cálidos y con luz focalizada, como 2400K, con un elevado CRI de 96 0 de 98, mientras que las joyerías, con el fin de resaltar los destellos y los cortes de las diferentes joyas, suelen usar tonos de blanco neutro en 4000K, sobre todo dentro de las vitrinas.

Muchos fabricantes de luminarias de calidad que tienen gamas de iluminación especializadas para retail y superficies comerciales, disponen de una gama de tonos específicos para cada tipo de tienda y/o producto. Un ejemplo de ello es el modelo de proyector de carril JADE Retail&Food del fabricante holandés CLS LED, cuyo modelo dispone entre otras opciones de versiones específicas con propiedades particulares para iluminar tiendas de moda, tiendas de muebles, tiendas de cocinas, Zapaterías, Joyerías, panaderías, carnicerías y charcuterías, pescaderías y una versión para frutas y verduras.

Por otra parte, el uso de tonos cálidos en tiendas, de 3000K a 3500K está especialmente indicado para crear ambientes acogedores en tiendas de ropa y de moda, especialmente tiendas que dispongan de artículos coloridos.

Iluminación de panaderías

Además hay que tener el índice de reproducción cromática (CRI), que es una medida cuantitativa de la capacidad de una fuente de luz para revelar completamente los colores de varios objetos, en comparación con una fuente de luz ideal o natural. A mayor índice, mejor y más fidedigna reproducción de los colores. Es un aspecto de gran importancia a tener en cuenta, ya que unas luminarias de pobre calidad y baja reproducción cromática pude inducir a una mala percepción de los colores, que los rojos, por ejemplo se vean marrones. En un restaurante, una salsa de tomate que la veamos marrón y no roja puede provocar la devolución de platos a la cocina, y esto supone reducciones de márgenes en el negocio.

Tendencias en iluminación de tiendas y niveles de iluminación recomendados

Las diferentes zonas de un establecimiento comercial suelen estar iluminados de maneras diferentes y tienen diferentes requisitos de luz. Por otra parte, espacios como los pasillos suelen tener menos iluminación en unos establecimientos que en otros. Por ejemplo, entiendas de moda, en muchas ocasiones los pasillos y zonas de circulación suelen estar medio en penumbra, con una iluminación atenuada, mientras que las zonas de exposición de productos, mesas expositoras y estanterías suelen tener mucha más luz.

Además no se suele usar en estos casos una iluminación general homogénea ni de inundación, sino que se busca crear zonas focalizadas jugando con haces de luz más cerrados e iluminación de acento para resaltar los productos y las zonas de interés para el consumidor, crear focos de atención, buscando un efecto más teatral, escenográfico y dramático que capte y center la atención de los clientes e incentive la compra.

Iluminación de zapaterías y tiendas de moda

Por otra pare, una zona que debe estar siempre bien iluminada es la zona de mostradores de caja, donde la iluminación debe ser homogénea y uniforme y que debe servir para centrar la atención del cliente en el momento final del acto de compra.

Para ello se suelen usar habitualmente proyectores de carril, con diferentes ángulos de apertura, así como en diferentes potencias.

Niveles de iluminación orientativos para diferentes espacios en tiendas:

  • Iluminación General: de 300 a 600 lux
  • Escaparates exteriores: de 1000 a 5000 lux
  • Escaparates interiores: unos 1000 a 1500 lux
  • Estantes de mercancías: de 200 a 400 lux
  • Vitrinas: de 1000 a 3000 lux
  • Mostradores y líneas de caja: entre 500 y 900 lux

Ubicación de las luminarias

Otro aspecto muy importante a la hora de planificar la iluminación de una tienda o establecimiento comercial es la ubicación de las luminarias, ya que una correcta ubicación, junto con la elección de las luminarias con las características y prestaciones adecuadas marcan al diferencia entre el éxito y el fracaso, que se traduce en ventas.

Es de capital importancia que la ubicación de las luminarias, tanto con respecto a la ubicación del producto o productos como en relación a los clientes, no generen sombras que puedan entorpecer o distorsionar la percepción del consumidor. El producto debe poderse ver y apreciar a la perfección en todo momento.

Lo mismo es aplicable a las zonas de probadores en tiendas de ropa. Los probadores y zonas de espejos deben estar muy bien iluminadas y la luz no debe venir de un solo punto o dirección, ya que el cliente que se esta probando una prenda debe poder apreciar lo bien que le queda desde cualquier ángulo y posición, sin sombras.

Y finalmente, pero no menos importante, es la ubicación de las luminarias en los escaparates y en relación a los maniquíes y otros elementos funcionales y(o decorativos que pueda haber en el escaparate. Un proyector mal colocado que provoque el propio maniquí genere sombras sobre las prendas que lleva puestas es un freno a que entren clientes al establecimiento y a las ventas. Por esto uno de los sistemas de iluminación mas utilizados en establecimientos comerciales son los carriles trifásicos con proyectores, ya que dotan a la instalación de una enrome versatilidad y permite cambiar la ubicación de las luminarias en cada temporada si fuera preciso para maximizar la exposición de productos en el escaparate.

Artículos Relacionados

Ir arriba